La vía del útero III

Investigo el impacto terapéutico que tiene la recuperación de la conciencia corporal, focalizada en el útero. Es en el contexto de un trabajo psicoterapéutico, desde una psicología integrativa que implica diversas técnicas. 

La vía del útero II

Me centro en el útero para desarrollar un trabajo que implica a todo el organismo. No quiero ya separar el concepto de cuerpo y mente, la existencia lo abarca todo. Organismo es una palabra que me sirve para expresar una vivencia esencialmente biológica.

Me sirve en este contexto el útero, como en otro lo hacen los pies, la respiración o el tejido conectivo. Todo está en la parte y la parte en el todo. Más con el útero, la matriz, contamos además con la posibilidad de reunir acepciones que juntas, desde mi experiencia, resultan alquímicas.

Quiero resaltar que no busco una experiencia mística, Uteropías tiene que ver con una experiencia corporal. En todo caso, la experiencia mística responde a una expresión biológica. La verdad no es anunciada con fuegos artificiales.

Finalmente, el basto campo del inconsciente es memoria celular. La vida es suficientemente extraordinaria por sí misma.

La vía del útero

Propongo una vía de trabajo. Busco una experiencia corporal relativa al centro, a la sensación sentida del centro vital. 

Funciona el útero para este propósito, pues sus características hacen de él un órgano de consciencia, que nos permite a través de la mirada caleidoscópica, tocar diversos y determinantes aspectos de nuestro estar en la vida. 

Me interesa trabajar con la recuperación del tejido, procurar el restablecimiento del pulso uterino; un centro vital despierto que recupera la normalidad de su función fisiológica e instintiva.  

Así que la propuesta tiene que ver con el desarrollo de una práctica continuada, que nos permita observar el efecto que tiene la incorporación de conceptos y prácticas en nuestra vida cotidiana. 
El desarrollo es en un contexto grupal, más el camino individual, con apoyo personalizado.



El poder transformador del embarazo

"Las mujeres deberían saborear y celebrar el embarazo, la gestación de la siguiente generación, como el milagro que es, un periodo esencial en el desarrollo de su hijo/hija. Es un periodo en que podemos conectar con nuestro hara (el centro de creación del cuerpo) de la manera más directa y poderosa posible...."

Christiane Northrup 
Cuerpo de mujer, sabiduría de mujer

La edad de la Belleza

El instante de belleza existe en todo lo que uno hace. Es un destello no más, quizás una lluvia fina y dorada o un chapuzón, depende. Es un instante en que sucede lo inefable. Sí, hay veces que caminamos con gracia. Puede ser un momento de paciencia en el que comprendes al otro, y de pronto ya no te molesta, sino que lo quieres. Puede ser una imagen, que al verla activa nosequétransmisores en nosequéestructuras que te hacen llorar sin haberlo previsto. Puede ser una sensación de orden, que más que simetría es la proporción adecuada de cada una de las cosas. Así, como la vida misma, que no es ni demasiado loca ni demasiado aburrida, sino que mantiene su dosis justa de incertidumbre, seguridad y reto, que hace que sea estimulante y de placer. Como cuando veo unos ojos recién nacidos o una mujer disimulando un calentón.

Hay belleza en cada cosa que miras, porque lo bello es lo que existe.

La belleza es lo que sucede cuando descubres lo que sucede al respetar el tempo natural de la vida, cuando te dejas hacer el amor por ella, y te descubres vulnerable y nueva.

La belleza es filosofía de vida, un acto de rebeldía, es única en cada experiencia, es libre, es precognitiva. La belleza impregna todo de un halo de naturalidad y lo natural es espontáneo, y lo espontáneo libre. La belleza no tiene nada que ver con la imagen, más bien con un modo respirar. Es lúdica, hedónica, sencilla, creativa y libre. Así como nos quiero. 

La belleza implica una acción en el mundo, la completación de la existencia. 

Ha llegado el tiempo, es la edad de la belleza.



Plan de parto

El plan de parto no es el plan de nacimiento. Cierto es que el bebé estará de acuerdo en todas las prácticas que promuevan el respeto a la voluntad de madre, sin embargo si diseñásemos un plan de nacimiento cambiarían ligeramente las plabras, el tono, quizás el sentido o la intención.

Es ambiguo, parece casi imperceptible la línea divisoria; ¿hasta donde el bebé es bebé, y dónde empieza y acaba mamá? Son uno. Y también son dos. Sucede a la vez, sin embargo la vivencia de la madre no es como la vivencia del bebé. Aunque de alguna forma la madre pariendo transite el camino de vuelta que hizo cuando nació. El parto es un punto de inflexión, el inverso perfecto del nacimiento. El otro lado.

Así pues un Plan de parto pondrá la atención en la voluntad de ella, en función de las ofertas disponibles, claro. Un plan de Nacimiento requeriría quizás más observación, más escucha, más honestidad y menos palabras.

Quizás el bebé lo que necesita es que nadie aproveche su llegada al mundo para ejercer un poder que no ejerce en su propia vida. No querría un “suero de la prisa” que arrasase sus receptores de oxitocina, o que le anestesien por miedo al dolor, y porque “total, es sólo un poquito”. Preferiría no ser arrastrado con una tracción mecánica, sino que le dieran tiempo, espacio y fuerza de gravedad para hacer su camino, y recibir el masaje craneal que necesita para estimular correctamente sus fuerzas vitales.
Seguramente no querría ser separado en ese momento del cuerpo de su madre, quizás tampoco de su placenta, su cuerpo externo. No querría que le cortaran el suministro de oxígeno, ni un tercio de su volumen sanguineo con motivo de un “por si acaso” que él no concibe.

Seguramente querría a su madre plenamente consciente, confiada y libre. Seguramente querría un entorno que respetara su momento. Tan suyo.

Querría a su alrededor profesionales bien informados y con sus conflictos internos bien ordenados, si no resueltos, para que nadie interrumpiera su vida abrupta e innecesariamente.

Querría a una madre en plenas condiciones vitales para afrontar su nutrición de todas las maneras en que la necesita. Querría a una mujer que se siente satisfecha con la vivencia de traerle al mundo, que siente que ha desafiado sus límites, y que ahora se sabe capaz de todo.
Lo querría haya su madre, o no, rellenado el cuestionario.

15. Quiere episiotomía        si_  no_


Alicia Domínguez Diéguez
Psicóloga y doula por la salud primal

Noviembre 2014

Miro hacia el inmenso poder que tiene parir


Miro hacia el inmenso poder que tiene parir, parir tal y como se hizo desde el principio de los tiempos. Imagino la poderosa fuerza de la naturaleza creando los mecanismos biológicos para perpetuar la vida en la Tierra, la Vida creando organismos con cada vez mayor nivel de complejidad, cada vez más precisos, siguiendo algún tipo de propósito que desconocemos y que sólo en agraciados momentos podemos llegar a intuir. No es casualidad que al embarazo se le llame estado de gracia. No es sólo que el parto y el nacimiento sea un hecho que trasciende el plano biológico, es que la propia biología trasciende los límites de las influencias físicas y fisiológicas. En su inmenso afán por evolucionar la vida ha creado todo tipo de programas y sistemas biológicos que hacen que la vida sea, desde organismos unicelulares a complejísimos organismos adultos gestando y alumbrando nuevos organismos complejísimos. Las hormonas son un macadam de inteligencia; los aspectos de la vida sobre los que son capaces de influir son, sencillamente, todos. Pues no es tan solo que la Oxitocina anime las contracciones uterinas durante el trabajo de parto, es que influye en el sistema completo; para que podamos relajarnos y dilatar, para que seamos propensas al contacto, para que confiemos en los que nos rodean, para que sintamos amor. Todos y cada uno de estos estados tiene una expresión bioquímica, un tono emocional, tiene una postura, una luz especial en la mirada, un determinado ritmo cardíaco, una manera de respirar, una cualidad distinta en la voz, una actitud respecto al otro, una forma de entender lo que sucede, una atenuada velocidad del pensamiento, un estado de consciencia más amplio, más abierto, que permite en algunos momentos encontrar cierta sensación de completud, de unidad, de vínculo.
El proceso del parto es el momento en el que mayor cantidad de oxitocina hay en nuestro torrente vital. Más que en ningún otro momento, y no hay ninguna otra manera de acceder a él. El estado de gracia al que puede acceder una mujer a partir del proceso de parto fisiológico, aporta una experiencia de vida única, perfectamente programada en el sistema biológico humano. La oxitocina sintética lejos de no llevarnos  a este estado de consciencia y a este tipo de comportamiento, nos impide acceder a él, puesto que interrumpe radicalmente la secreción propia de la oxitocina cuando aparece el derivado artificial en nuestros receptores. La cadena de acontecimientos que no suceden a partir de este momento es humanamente catastrófica.
Sin embargo, la oxitocina sintética está presente en los protocolos de atención al parto sistemáticamente, también como primera opción a la hora de tratar dificultades intra y postparto. Quizás nos resulte algo complicado entender hasta qué punto estamos afectando la vida interviniendo de esta manera, pues no hemos aprendido a tener una perspectiva integrativa del ser humano,  hemos estudiado los sistemas aislados, más ningún sistema vivo está aislado; no hay emoción que no tenga un correlato corporal, ningún estado hormonal que no tenga un efecto comportamental, ningun sistema social independiente de cada uno de sus miembros.

En el nacimiento es donde se establecen las condiciones basales del sistema oxitocínico del bebé. Dicho de otra manera, es donde establece su capacidad para amar. La oxitocina sintética aplicada a la madre durante el parto afecta directamente a los receptores de oxitocina del bebé. Una ausencia de estado de oxitocina fisiológica de la madre, priva al bebé del primer encuentro tal y como la biología lo programó, priva a ambos de cierta profundidad en el vínculo, priva a todos los que están a su alredeador de empaparse de este estado de gracia al estar presentes en el encuentro entre dos seres que se sienten uno solo, que se reconocen desde lo profundo de su instinto, que comparten ésa gracia en cada mirada que dedican a los otros, en su manera de respirar, en su ritmo cardíaco.
La oxitocina es el programa que la vida creó para preservarnos a través del cuidado, el amor y la unión. Es una hormona profundamente tímida, delicada. Precisa de un entorno seguro e íntimo para manifestarse. Como cualquier acto de amor y sexualidad, el parto requiere de máxima delicadeza para poder ser plenamente lo que es. Requiere respeto del ritmo y el tiempo, del sonido, la luz y el olor del ambiente. Requiere de mucho tacto en el contacto. Requiere de confianza en ella, en su fuerza y su vulnerabilidad. Requiere respeto.

Seamos capaces, pues, de vislumbrar el poder de lo que es naturalmente. Seamos capaces de darnos cuenta que a veces vamos más allá del medio camino con nuestra intención de hacer nuestro trabajo, seamos capaces de volver a aprender la medida justa, la intervención justa. Démonos cuenta del efecto abrumador que puede tener protocolarizar la aplicación de oxitocina sintética también en la atención al parto en los países en desarrollo. Animémonos a imaginar el efecto que sin embargo puede tener desprotocolarizar la administración de oxitocina sintética en los paises desarrollados. ("")
Escuchemos la experiencia de mujeres que han vivido el pleno enamoramiento hacia la vida en sus maternidades, escuchemos el vacío sinsentido de las depresiones posparto. Escuchemos. Aprendamos. Intentémoslo.


Alicia Domínguez Diéguez  - Madrid 2014

Psicóloga perinatal y Doula por la salud primal 

pecado original


Doulas

Estudios científicos demuestran que un buen tratamiento preventivo para hacer necesarias menos intervenciones médicas en el momento del parto, es que la mujer que da a luz esté acompañada de otra mujer, por su mera presencia.  A esto se le llama el acompañamiento de una Doula. El requisito fundamental es que la presencia sea contínua. 

Es así como siempre fue. Las mujeres de la familia y la comunidad se han reunido a lo largo de los tiempos alrededor de la parturienta. Si. Es algo que hacemos instintivamente, acompañarnos, permanecer presentes mientras la otra, la hermana, atraviesa su trance, cual sea.

la ciencia y la conciencia


Nuestra biología ha desarrollado una inteligencia deslumbrante. Parece magia, pero es pura ciencia que las células tienen conciencia, y que nuestro ADN y ARN tienen memoria de todo lo sucedido desde que Vida existe.

Que la genética no es tan determinante como el ambiente.

Que en el desarrollo embrionario humano, se puede apreciar el desarrollo de la evolución de la vida en el planeta.

En la luz está que en nuestro organismo nada está separado, que todos los sistemas y subsistemas que nos  delimitan están estrecha e íntimamente vinculados entre sí, de modo que todo lo que existe en cuerpo, mente, emoción o movimiento, se ve correspondido en otra forma en todo lugar, siendo lo mismo y formando una entidad completa en si misma, siendo parte de todo.

manifiesto del útero


El útero es un órgano desconocido para muchas. Ignorado por muchos. Silenciado por tantos y tantas.

En los últimos años se ha hecho un magnífico trabajo de revisión, recopilación, integración e investigación acerca de este órgano y su función en la vida. -y los ovarios- -y los pechos-. En verdad del cuerpo todo.

Hemos descubierto el efecto que tiene en la salud personal y social el modo en que las mujeres son tratadas y entendidas. Y también el efecto que tiene la mujer al reconocer su esencia cíclica y los factores que condicionan su pleno desarrollo. 

Hemos descubierto la magnífica impronta que el útero entrega al ser por venir, y cómo la experiencia dentro de él configura el mapa de los territorios que explorará a lo largo de su vida.

No es revolucionario decir que hemos crecido en una sociedad patriarcal. Ni que los valores

histología


Una muestra de la belleza orgánica de nuestras entrañas.



el cuerpo del útero 


el cuerpo-dolor


Texto de Eckhart Tolle

Por qué las mujeres est
án más cerca de la iluminación

En general, a las mujeres les resulta más fácil sentir su cuerpo y habitarlo, por lo que, de manera natural ellas están más cerca de la iluminación que los hombres. Por esta razón muchas antiguas culturas eligieron instintivamente figuras o analogías femeninas para representar o describir la realidad informa y trascendental. Se consideraba que esta realidad es la matriz que da a luz a la totalidad de la creación, sustentándola y nutriéndola durante su vida en a forma. . En el Tao Te Ching, uno de los libros más profundos y antiguos que se han escrito, el Tao, que podría traducirse como el Ser, se describe como "infinito, eternamente presente, la madre del universo". Naturalmente, las mujeres están más cerca